crianza

NUESTRA EXPERIENCIA CON LA OSTEOPATÍA

Cuando iba a nacer Chloe, afrontaba esta segunda maternidad desde otro punto. Ya no era primeriza. Que sí, que cada niñx es diferente, pero después de tener un bebé de alta demanda ya sabes lo duro que puede ser y estás preparada para la «batalla».

Nace Chloe, tranquila a más no poder (a diferencia de su hermana), duerme muchísimo, pero nos encontramos con otras situaciones nuevas para nosotros y que no sabíamos cómo solucionar:

Hay un pecho que no lo quiere: Ya sabía que tienen preferencia por un pecho. Pero lo de Chloe era bastante exagerado. Al pecho derecho se agarraba fatal y no mamaba bien. Actualmente tenemos a nuestra disposición muchos grupos de apoyo a la lactancia en la que nos pueden corregir ese agarre, decirnos si el problema es el frenillo o mil cosas más. Pero a veces, ese mal agarre tiene una explicación tan sencilla como que el bebé no se siente cómodo de un lado y abre mal la boca, como me pasó con Chloe. Como tenía experiencia de mi lactancia anterior, enseguida vi que abría mal la boca cuando mamaba de ese pecho. Intenté corregirlo, fui a grupos de lactancia y no le daban mayor importancia. La niña lo hacía más o menos bien y subía de peso. Pero a mí no me cuadraba.

El lagrimal obstruido: Es algo muy habitual en recién nacidxs. Explicación del pediatra: «tiene el conducto muy pequeño, cuando crezca se le abrirá y las lagrimas pasarán bien. Es cuestión de tiempo. Límpiale con suero y gasa y masajea el lagrimal cada día para drenar» Te lo crees, le limpias el ojo a tu bebé 10 veces al día porque se le llena de lagañas, cada dos por tres se le hace conjuntivitis. Todo normal según el pediatra, puede tardar hasta un año así que a esperar. Pero… ¿Y si podemos solucionarlo antes?

Disquecia del lactante: ¿Vaya cosa más rara no? Traducido para que nos entendamos, el bebé quiere hacer caca, pero no coordina. Por lo que aprieta la barriga, hace ruiditos (a veces mucho rato) y a la vez, contrae el esfínter, por lo que la caca no sale. Puedes estar escuchando a tu bebé intentando hacer caca un montón de rato. Piensas uff cómo le cuesta, le ayudas haciendo masaje, se relaja y bingo! Sale la caca. ¿Normal? Bueno no todos los bebés se encuentran en esta situación, pero es más común de lo que pensamos. No están estreñidos, la caca sale líquida como la de cualquier lactante, sólo que tardan rato y rato en hacerla y los oyes haciendo esfuerzo. Nosotros teníamos que poner cada mañana a Chloe en nuestro regazo y ayudarle haciéndole masaje contrayendo, estirando y rotando las piernas. Nos despertaba cada mañana con sus ruiditos de «quiero hacer caca y no puedo». Parece una tontería, pero los ves incómodos y muchas veces el masaje no es suficiente.

Los temidos cólicos: aunque Chloe no tuvo, Gina sí y no sabía lo que sé ahora, por lo que pasamos unas noches toledanas que para nosotros se quedan. Quizás ya los has vivido o has escuchado hablar de ellos, porque muchos padres se quejan en los primeros meses. Según el pediatra son normales y ya pasarán. Bueno, sí y no. Los cólicos suelen mejorar pasados los 3 meses aproximadamente. Pero oye, si se puede hacer algo antes y ahorrarle ese sufrimiento a tu bebé… ¿No lo harías? Muchas veces no sabemos a quién acudir y nuestra referencia es el pediatra. Estupendo, si el niñx está enfermo, ni media palabra más, directos a su pediatra. Pero no es una enfermedad así que como mucho el pediatra te dará unas gotas y andando. Si mejora, estupendo, sino… cuando madure ya se le pasará! Si el motivo de los cólicos no es gastrointestinal las gotas de probióticos o para los gases no le van a hacer nada. Genial, entonces te sentencian a 3 meses de llantos sin consuelo con nocturnidad y alevosía.

A pesar de que todo el mundo me decía que se le pasaría, no me quedaba conforme. Alguna explicación debía tener y por consecuencia, alguna solución. Los bebés en el útero adoptan posiciones en los que se sienten cómodos o simplemente porque no les queda más espacio y se colocan así. Durante el trabajo de parto, un proceso largo en el que tanto madre como bebé trabajan, los huesos del bebé se contraen y eso provoca tensiones, que una vez fuera, tienen consecuencias.

Estamos en pleno postparto, hormonas, cansancio, no dormir, el pediatra dice que es normal, mis amigos con hijxs dicen que es normal… a sufrir y ya está. ¡Pues para nada! ¿Dónde está la solución milagrosa? Milagrosa no sé, pero muy efectiva sí. Y es la osteopatía. Eso de lo que hemos oído hablar y no sabemos muy bien para lo que sirve.

Los osteópatas son especialistas y aplicando determinadas técnicas ayudan a aliviar molestias en niñxs sanos que pueden hacer que esas primeras semanas juntos sean infinitamente mejores.

Nosotros llevamos a Chloe cuando tenía tres meses. Empecé a explicarle a la osteópata todo lo que había observado en la pequeña y resultó que estaba relacionado. El lagrimal, el mal agarre, la disquecia. Todo afectaba al mismo lado. Aunque Chloe no se quejaba, las 18h de parto le habían causado unas tensiones que con una sola sesión de osteopatía solucionamos! Podría haberle evitado tres meses de molestias si lo hubiera sabido antes.

Muchas veces cuando va a nacer un bebé nos quieren regalar cosas que igual ni usamos. Desde mi experiencia, tengo claro que un magnífico regalo para un recién nacidx es una visita a un buen osteópata infantil. Quitarle todas esas tensiones que pueden manifestarse o no, pero que después del parto están y seguro que lo ayudarán.

¿Conocías la osteopatía? ¿Has ido alguna vez? ¿Te ha ayudado? Estaré encantada de leer tus experiencias con la osteopatía. No olvides suscribirte a la Newsletter para no perderte ninguna entrada. ¡Feliz semana!

FOTO: BABYFOTOBARCELONA

12 Comentarios

  1. Mireia

    22 julio, 2019 at 10:54

    Yo descubrí el osteópata infantil con Max, tuvo cólicos y fue mano de santo!!!
    Cuando me lo dijeron pensé: un osteópata?????? Pues una maravilla todo lo que puede hacer. Y para el lagrimal también me lo recomendaron.
    Este tipo de información va genial cuántos te pillan baja de ánimos, hormonalmente agobiada y estresada!!!!

    1. La Mamisis

      22 julio, 2019 at 11:45

      Verdad?? Nosotros lo descubrimos con Chloe pero después de tres meses de lagrimal obstruido, mal agarre, problemas para hacer la caca… Nos hubiera ido genial saberlo con Gina y por eso pensé que hablar de este tema igual ayudaba a alguna madre o futura madre a no pasar por eso cuando tiene fácil solución. Muchas gracias por leerme y por contarnos tu experiencia! 🙂

  2. PATRI

    18 julio, 2019 at 09:11

    Creo que este tema de osteopatía va a dar muchas sesiones de coloquio y, a lo mejor algún adulto también se apunta, ¿ no?

    1. La Mamisis

      18 julio, 2019 at 11:25

      Claro que sí! La osteopatía no es sólo para bebés, a todos nos iría bien pasar por las manos de un buen osteópata. seguro lo notamos más de lo que imaginábamos. 🙂

    2. Anna

      22 julio, 2019 at 10:09

      La Osteopatia 🙌🙌 me ayudó en mis dos lactáncias , la primera 6 meses con sacaleches hasta que la pequeña le crecio la mandívula , frenillo y retronatia correguidos
      Con el peque fue al osteopata al 2 dia de vida y para mi media vida ❤️

      1. La Mamisis

        22 julio, 2019 at 10:25

        Gracias Anna por contarnos tu experiencia. Mucha gente no conoce los beneficios de la osteopatía y realmente nos puede ayudar mucho. Un abrazo 🙂

  3. paula

    17 julio, 2019 at 23:13

    yo tmb he pasado x cadi todo esto, y estoy de acuerdísimo que un buen osteópata infantil ayuda a un sin fin de cosas, ojo y a nosotras también!

    1. La Mamisis

      18 julio, 2019 at 07:40

      Muchas gracias por leerme Paula! Para nosotros fue una maravilla, mira que Chloe es tranquila, pero en cosa de un par de días después de la sesión, adiós al lagrimal obstruido, adiós a los ruidos para hacer caca y empezó a agarrarse mejor. Fui en plan… mal no le hará y salí encantada 🙂

  4. Olga

    17 julio, 2019 at 22:56

    Me parece súper interesante.
    Mucha gente no tiene ni idea de que se pueden solucionar ciertos problemas yendo al osteópata, y, al menos, vale la pena probar.

    1. La Mamisis

      18 julio, 2019 at 07:42

      Gracias Olga por leerme 🙂 Yo no tenía ni idea, pero una madre sabia me iluminó y no me cansaré de darle las gracias. Fue un cambio brutal.

  5. Maria de los Angeles

    17 julio, 2019 at 20:55

    Una semana más leo con gran interés los temas tratados en el blog y pienso que está forma tan escueta,clara y educativa es de lo más interesante para solucionar las dudas,hasta incluso antes de que aparezcan cuando se tiene entre los brazos ese bebé que te llena de alegría cuando está bien y te quita la vida cuando lo oyes llorar y no sabes que tiene. Gracias por tu aportación a esta tranquilidad que se deriva del conocimiento

    1. La Mamisis

      17 julio, 2019 at 21:10

      Muchas gracias! Siempre se agradece ver que el trabajo que hay detrás es valorado. Un abrazo

Responder a PATRI Cancel